Desarrollo de un medicamento

La investigación: del blanco al candidato a medicamento

La finalidad de la investigación es encontrar un candidato a medicamento activo sobre un objetivo biológico específico (el "blanco"). El punto de partida consiste en identificar y caracterizar los objetivos terapéuticos que pueden incidir en una patología.

Una vez identificado el blanco, se lleva a cabo una serie de ensayos biológicos a fin de hallar las moléculas que lo activarán o inhibirán de manera específica, relevante y duradera.

La molécula activa sobre el blanco (el "hit") sirve de prototipo para las investigaciones subsiguientes. La modelización informática de la estructura química del "hit" y su interacción con el blanco permite diseñar nuevos derivados, que son sintetizados y probados para evaluar su actividad. Tras varios ciclos de optimización (modelización, síntesis química y ensayos biológicos), el compuesto que presenta la actividad y la especificidad óptimas se selecciona como candidato a medicamento para su desarrollo.

El desarrollo: de la molécula al medicamento

  • Etapa 1

Producir cantidades suficientes de la molécula seleccionada ("principio activo") respetando varios criterios de calidad como la pureza.

  • Etapa 2

Probar el candidato a medicamento para evaluar su eficacia y sus efectos adversos (estudios preclínicos).
Estudiar el comportamiento del medicamento en el organismo y su interacción con él, en particular su eficacia (farmacología) y toxicidad (toxicología).

  • Etapa 3

Hacer que la molécula sea administrable en forma adaptada (cápsula, comprimido, solución inyectable, parche, jarabe, supositorio, crema, etc.) asociando el principio activo a los excipientes.
Continuar investigando en particular los efectos adversos y optimizar las dosis que se administrarán en los primeros estudios clínicos.

  • Etapa 4

Si las etapas preclínicas son satisfactorias, probar el medicamento en el ser humano en el marco de los ensayos clínicos.

Fase I- Evaluación de la tolerancia y la farmacocinética
El ensayo se realiza en una cantidad pequeña de voluntarios sanos (no enfermos), aumentando progresivamente las dosis; asimismo se realiza un seguimiento minucioso en unidades especializadas en este tipo de ensayos.
El objetivo es:
- evaluar en el hombre los efectos farmacodinámicos del producto;
- evaluar la tolerancia en dosis única y dosis repetidas para establecer el umbral de tolerancia al tratamiento (dosis máxima tolerada por el hombre).

Fase II- Determinación de la eficacia del producto en el paciente enfermo
Fase IIa: realizada sobre un pequeño grupo de pacientes, permite determinar si el medicamento es activo en la enfermedad blanco y, por ende, decidir si se continúa su desarrollo. Es una fase clave de la vida del producto.
Fase IIb: permite:
- definir la dosis óptima por utilizar, la que permite obtener la mejor eficacia con el mínimo de efectos adversos;
- continuar evaluando los efectos adversos, tal como se hace en todas las etapas del desarrollo.

Fase III- Evaluación de la eficacia y la tolerancia en condiciones similares a la práctica corriente
Los ensayos de fase III se realizan en una gran cantidad de pacientes (de centenares a varias decenas de miles) en condiciones casi normales de uso. Permiten establecer la relación beneficio/riesgo del medicamento en la indicación blanco, a gran escala y a largo plazo, y precisar las precauciones de uso. Luego se puede presentar un dossier ante las autoridades de la salud para obtener la autorización de salida al mercado (AMM).

Fase IV- Estudios realizados luego de la salida al mercado
Ya comercializado, los estudios de fase IV vigilan el perfil de eficacia y tolerancia del producto, evalúan sus efectos en subgrupos de pacientes específicos no estudiados con anterioridad, o en comparación con nuevos productos de referencia. Esta fase se desarrolla paralelamente al seguimiento de seguridad del producto realizado por los programas de farmacovigilancia.